7 hábitos para practicar a diario

Los buenos hábitos deben practicarse siempre, pero muchas veces más hacemos lo que nos hace mal, que lo que nos beneficia. Si bien hay muchas buenas costumbres que debemos ejercitar, éstas son algunas que no deben faltar en nuestro día a día.

1. Orar y leer la Biblia.

Prosperar en el ámbito económico, social, amoroso, etc, no se compara con crecer en el aspecto espiritual. Tener una relación con Dios que no mengua, sino que procura desarrollarse aún más, es algo que se logra a diario. Es por ello que debemos orar y meditar en lo que leemos en la Biblia. Orar nos permite comunicarnos con Dios y leer la Biblia nos enseña a conocer a Dios y además nos da consejos útiles para aplicar en nuestra vida diaria.

2. Tomar agua.

En promedio, el ser humano está compuesto por un 60% de agua. Las actividades que hacemos todos los días hacen que nuestros niveles de hidratación disminuyan; por tal motivo debemos beber agua a diario. Hay muchos que creen que el agua azucarada o procesada tiene los mismos efectos que tomar agua pura; sin embargo, el azúcar y los químicos dañan el cuerpo. Para que podamos aprovechar los beneficios del agua a lo máximo, debemos beberla sin ningún otro aditivo.

3. Sonreír.

Sonreír es algo que no cuesta dinero ni esfuerzo, pero que tiene mucho beneficios. Diferentes investigaciones han confirmado que el simple acto de sonreír hace que el humor mejore y que el cuerpo en general tenga una sensación de bienestar. Asimismo, la sonrisa es una gran puerta que nos ayuda a conectarnos con los demás y a tener una mejor relación con ellos.

4. Comer alimentos saludables.

Las excusas para comer comida no saludable nunca se terminan si no decidimos detenerlas. No digas que comerás algo solo por ese día, y que a la mañana siguiente harás dieta. Esa clase de frases son solo pretextos que dañan tu salud. Si realmente quieres cambiar tu estilo de vida, toma la decisión diaria de controlar lo que comes y no dejarte llevar por tus antojos.

5. Ser amable.

La amabilidad dice mucho de quién eres, pero también hace que los demás te vean como más atractivo. Los estudiosos Kevin M. Kniffin y David Sloan Wilson realizaron una serie de tres estudios con los cuales comprobaron que las cualidades positivas de una persona modifican e incrementan su atractivo. Ellos llegaron a la conclusión de que las personas amables son vistas como estéticamente más bellas que aquellas que son egoístas. El mismo resultado se obtuvo cuando se analizó otros hábitos positivos de los participantes.


6. Dar lo mejor.

No todos los días son buenos, pero no todos son malos. Lo importante es la actitud que tenemos cada día y las decisiones que tomamos. Colosenses 3:23 dice: “Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo.” Y ésa es la manera en que debemos proceder a diario. Al hacerlo, no solo cambiaremos nuestra conducta, sino también la de los que nos rodean.

7. Hacer ejercicios.

Los seres humanos fuimos diseñados para estar en movimiento, pero nuestras costumbres hacen que tengamos una vida sedentaria, la cual es la causa de muchas enfermedades y dolencias. Caminar por 30 minutos como mínimo al día, es lo que recomiendan los expertos para mantener nuestro cuerpo saludable. Sin embargo, no solo debemos limitarnos a ese tiempo, sino estar activos lo más que pondamos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *