Si los cristianos fuésemos como los fanáticos del fútbol…

Con la celebración de la Copa Mundial de la FIFA, la pasión de los fanáticos por el fútbol es más notoria que nunca. Su entusiasmo por esta celebración es contagiosa y puede enseñarnos lecciones valiosas que podemos aplicar como cristianos en nuestro diario vivir. ¿Qué sucedería si los cristianos actuáramos como los fanáticos del fútbol?

1. Buscaríamos saber todo con respecto a Dios

Para un verdadero amante del fútbol, el conocimiento nunca es suficiente. Así también nosotros deberíamos buscar a Dios con pasión y entrega cada día. Nuestra sed por saber de él debería incentivarnos a buscarlo en oración, mediante la lectura de la Biblia y a través del mensaje que tiene para nuestras vidas.

2. Compraríamos toda clase de materiales que nos ayuden a conocer más a Dios


Los fanáticos del fútbol compran camisetas, álbumes, recuerdos, banderas, y todo lo concerniente a su equipo de fútbol para sentirse parte y apoyar a su selección. De igual manera, como cristianos deberíamos tener una sed insaciable por ser parte del cuerpo de Cristo y rodearnos de materiales que sean de ayuda en nuestro crecimiento espiritual.

3. Sabríamos cuál es plan de Dios

Los que apoyan a su selección y saben todo lo concerniente a ella, saben qué jugada y estrategia utiliza normalmente. Ellos conocen cuáles son las mejores habilidades de cada jugador porque están pendientes de ellos. Si los cristianos siguiéramos ese ejemplo, procuraríamos estar cerca de Dios y sabríamos cuál es el plan que tiene para nosotros individualmente.

4. Asistiríamos a nuestras congregaciones sin falta

Los apasionados por el fútbol encuentran la manera de ver un partido, sin importar la hora o el día. A ellos no les preocupa si el juego será en horas de trabajo o si para pagar la entrada tienen que sacrificar sus ahorros; ellos solo quieren ver el partido en vivo. Si los cristianos tuviéramos ese mismo deseo y pasión por querer congregarnos, trabajaríamos mejor unidos y buscaríamos más de Dios.

5. Tendríamos fe en lo imposible

Incluso cuando las probabilidades dicen que un equipo perderá, los verdaderos fanáticos tienen fe que su equipo saldrá victorioso. Como cristianos, esa clase de fe es la que debemos tener en cada aspecto de nuestra vida, aún más sabiendo que nuestra fe no está depositada en el vacío sino en Dios.

6. Nuestra pasión por Dios sería contagiosa

Personas que nunca han estado interesadas en el fútbol se ven influenciadas por la pasión de los seguidores de este deporte. Eso se debe a que su ímpetu es contagioso e invita a otros a unirse. Si como cristianos tuviéramos esa clase de entusiasmo por las cosas de Dios, los que nos rodean estarían más dispuestos a escuchar de Jesús y la salvación.

7. Compartiríamos nuestra fe en las redes sociales

Es común ver publicaciones en las redes sociales al mismo tiempo que se desarrolla un partido. Los amantes del fútbol comparten sus impresiones y dan aliento a su equipo. Ese entusiasmo denota que no se avergüenzan de apoyar a un equipo y su comportamiento invita a que otros se unan. De igual manera, como cristianos deberíamos aprovechar cualquier ocasión para compartir nuestra fe y hablar de las buenas noticias de salvación a otros.

8. Dios sería nuestro principal tema de conversación

Para un amante del fútbol, el juego no termina con el partido. Ellos continúan hablando y comentando con otros sus impresiones incluso después que ha terminado el juego. Así también, como cristianos debemos mantener nuestra mente fija en Dios y demostrarlo a través de nuestras conversaciones diarias.

9. Repasaríamos las enseñanzas de la Biblia

Pese a que un amante del fútbol ha visto el partido en vivo, aún quiere ver el resumen y la explicación de cada jugada. Si los cristianos hiciéramos lo mismo con las enseñanzas que escuchamos en nuestras congregaciones o leemos en la Biblia, nuestra relación con Dios se haría aún más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *